Acciones terapéuticas del Ganoderma Lucidum

He dudado mucho antes de escribir sobre las  indicaciones terapéuticas del Ganoderma, no porque no las tenga, que indudablemente las tiene y son numerosas (Tabla 1), pero es precisamente por sus múltiples efectos beneficiosos por lo que me cuesta enumerarlos sin que parezca que peco de optimismo o que os haga pensar que estoy hablando de un producto “milagroso” o “mágico”, nada más lejos de mi intención.

Dr. Juan Ruiz | Ganoderma

Si nos fijamos en la medicina tradicional, vemos que si vamos a un cirujano por un absceso en una pierna, por poner un ejemplo, nos mandará seguramente Amoxicilina + ácido clavulánico, Augmentine, para entendernos mejor y sin el mínimo interés en hacer propaganda del producto. Pero es que si visitamos al ORL por padecer un proceso infeccioso en las amígdalas (anginas), también muy posiblemente nos receten lo mismo. Igualmente si visitamos a nuestro dentista por un flemón o una celulitis nos prescribirá casi seguro el mismo medicamento. ¿Es el Augmentine un medicamento milagroso?. Indudablemente NO, detrás de ese nombre hay una composición química que hace posible que actúe sobre un amplio espectro bacteriano.

Otro ejemplo de medicamento “milagroso” y mucho más antiguo, el ácido acetilsalicílico, Aspirina. Se ha usado como analgésico (dolor), antiinflamatorio, antipirético (fiebre) y antiagregante plaquetario a pequeñas dosis. ¿Estamos otra vez ante un medicamento “milagroso”?, está claro que NO, otra vez hablamos de una composición química, la del ácido acetilsalicílico, cuyas investigaciones empezaron a finales del siglo XIX y que hace posible todas estas acciones farmacológicas beneficiosas para el organismo.

Por último y antes de entrar en detalle sobre los beneficios preventivos y terapeúticos del Ganoderma Lucidum, quiero, basado en el ejemplo anterior, haceros comprender, someramente, el término “Adaptógeno” empleado en el video. Hemos hablado del efecto antipirético (Fiebre) del ácido acetilsalicilico (Aspirina). Hay otros medicamentos que tal vez sean más potente en este aspecto que el mencionado, pero que cuando no tenemos fiebre, también bajan la temperatura, con el peligro de hipotermia que ésto puede acarrear, sobre todo en niños. Sin embargo la Aspirina, o cualquier otro medicamento con ácido acetilsalicílico, si tenemos fiebre nos la baja, pero si no la tenemos no actúa produciéndonos hipotermia. Este efecto, de sólo actuar si hay fiebre, no sólo lo produce el mencianado ácidosalicílico, otros principios activos también actúan de la misma forma, pero he puesto el ejemplo de la Aspirina por ser conocido por todos.

El Ganoderma Lucidum es, entre los hongos cultivados, el único que se consume más por sus propiedades medicinales que por su valor nutritivo. Tradicionalmente el Ganoderma Lucidum se ingiere para mejorar la salud, aumentar la longevidad y para la prevención y/o tratamiento de hepatitis, bronquitis crónica, gastritis, crecimientos tumorales y trastornos inmunológicos.

Existen dos grupos principales de compuestos: los triterpenos y los polisacáridos, junto a derivados esteroídicos, lectinas y análogos de la adenosina.

Entre las propiedades demostradas en los estudios experimentales destacan las anticancerosas, inmunomoduladoras, antiinflamatorias, hipoglucemiantes, hipolipemiantes y hepatoprotectoras.

En general se relaciona la actividad anticancerosa con el contenido de triterpenos, y las propiedades inmunomoduladoras con los polisacáridos. Algunos ensayos clínicos postulan el uso de G. Lucidum para potenciar las defensas inmunológicas de pacientes con cáncer, especialmente en combinación con los tratamientos quimioterápicos y/o radioterápicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *